Mentirosos patológicos – Por qué actúan así estas personas

Comparte con tus Amigos!

Muchos de nosotros hemos visto la película «Atrápame si Puedes», en la que un joven Leonardo DiCaprio interpretó el papel de Frank Abagnale, una persona de la vida real que pretendío con éxito ser un piloto de línea aérea, médico, fiscal, amasando una fortuna de 2,5 millones de dólares en los años sesenta, y todo esto antes de cumplir los 19  años de edad.

Si usted es menos afortunado, es posible que haya sido tocado por alguien que fingió tener cáncer «, acostumbrado a salir con una persona famosa», o contructed de lo contrario todo su pasado y la personalidad de la nada. Estas personas, que construyen toda su vida en una casa de la tarjeta de la mentira, son conocidos como mentirosos patológicos. Así, ¿por qué lo hacen? Y ¿cómo se puede detectar a un mentiroso patológico?

Muchas personas al referirse a un mentiroso patológico o mitómano crónico, mencionan que es alguien que ha nacido con esa característica, pero ¿puede uno realmente venir al mundo con la habilidad de mentir y engañar a los demás?

Ya en la década de 1920, los psicólogos han demostrado que no hay una característica permanente llamada integridad. Por lo tanto, no se puede nacer mentiroso. A pesar de estos resultados de investigación, las autoridades en el campo de la investigación sobre la mentira patológica, como el psicólogo Paul Ekman, escriben sobre mentirosos naturales.

Según Ekman, las personas ya desde la infancia adquieren la creencia de que pueden engañar a los demás. No sienten ningún miedo de ser atrapados haciendo trampa. En la investigación de Ekman, no se identificaron rasgos especiales de personalidad que distinguieran a los mentirosos naturales de otras personas.

Construyendo la ficción

Las mentiras patológicas consiste en falsificar la realidad a un nivel extremadamente inadecuado para lograr el resultado que se logrará con la ayuda de esta mentira. La mentira patológica se distingue de otro tipo de mentiras por lo que puede ocasionar y el uso inadecuado de los recursos, para construir ficciones hasta un grado completamente inadecuado para la meta que quiere lograr el mentiroso.

Las personas referidas como el mentiroso patológico no tienen enfermedades mentales como su desencadenante. En tales casos, la fantasía excesiva o la falsificación de la realidad es uno de los síntomas de la enfermedad.

El mentiroso patológico emplea la mentira como parte de su vida diaria, varias veces al día y a veces, incluso durante toda su vida. Los autores de la investigación se inclinan a definir una mentira patológica en términos de características humanas más que en relación con la situación. Los sinónimos que definen este fenómeno son también mitomanía y pseudología fantástica.

Muy a menudo, los mentirosos patológicos, además de engañar a los demás, intentan engañarse de alguna manera a si mismos. Esto está naturalmente relacionado con la creación de la imagen perfecta del “yo”.

¿Cuál es la característica psicológica de un mentiroso patológico?

El análisis de 19 casos de mentirosos patológicos y personas involucradas en acusaciones indica que la mayoría de ellos tienen habilidades lingüísticas únicas. En primer lugar, distinguen sus grandes habilidades de conversación en general.

La mayoría de los mentirosos patológicos son conscientes de sus habilidades, por ejemplo, para crear composiciones lingüísticas largas y coloridas. Otros observadores los describen como grandes oradores, a veces como personas románticas, fantásticas, etc.

Por lo tanto, se puede decir con un alto grado de certeza que existe una relación clara entre la fluidez lingüística y las tendencias a las mentiras patológicas. Sin embargo, uno debe tener cuidado al sacar conclusiones apresuradas: no todas las personas con habilidades lingüísticas tendrán una tendencia a las mentiras patológicas.

¿Cuáles son las causas de la mentira patológica?

Ciertas regularidades para la formación de la personalidad de un mitómano se pueden encontrar en su entorno familiar, la infancia o la adolescencia. Muchas de las personas analizadas en el estudio estaban en contacto con ciertas desviaciones sociales que ocurrían en la familia inmediata. En estas familias había:

  • Enfermedad mental – 6 casos;
  • Uno de los padres o ambos eran adictos al alcohol – 6 casos;
  • Padre criminal o un estilo de vida repleto de delitos menores: 4 casos;
  • Suicidio de uno de los padres – 1 caso;
  • Padre extremadamente neurótico 1 caso.

Los estudios han demostrado más allá de toda duda que el rasgo de que la mentira patológica no se hereda. Se sabe, sin embargo, que esta tendencia se forma en la juventud temprana. Si la tendencia a la verdad se mantiene durante la formación de la personalidad, el mentiroso patológico nunca se desarrollará.

 

Comparte con tus Amigos!

Add Comment